Fin de Sursum Corda

Cómo algunos de ustedes ya saben, desde hace casi dos meses decidí suspender la publicación digital “Sursum Corda”. Esta decisión fue tomada luego de reflexionar bastante sobre algunas cuestiones propias del movimiento tradicionalista y el comportamiento de la gente implicada en ese “sistema” (obispos, sacerdotes, fieles, amigos y enemigos).

Sursum Corda fue un proyecto que llevé adelante furante ocho años. Durante aquellos ocho años el blog alcanzó un total de 650 mil visitas. Fue visto en muchos países y contó con un total de 1628 entradas publicadas, de las cuales, la mayoría fueron de mi autoría, aunque conté con la colaboración de algunos amigos que enviaban artículos y comentarios muy interesantes.

Pero todo tiene un ciclo. Sursum Corda, el blog que yo llevé adelante y que tenía por fin el difundir la Fe Católica Tradicional, publicar estudios bíblicos, reflexiones sobre noticias y acontecimientos, que tenía como objetivo analizar la historia de la Iglesia (del pasado y del presente) y dónde se dieron importantes debates, llegó a su fin.

No es mi intención volver a abrir Sursum Corda. El blog fue cerrado de manera definitiva. Tampoco es mi intención contestar mensajes ni comentarios, razón por la cual esta entrada no tiene habilitada esa opción. Aunque al final de este breve y único artículo usted podrá encontrar una manera de comunicarse conmigo.

Como expliqué, no es mi intención volver a abrir el blog Sursum Corda. El cierre no se debió a un período de re-organización del contenido, ni a una mudanza del hosting; por esa razón no responderé a ningún pedido al respecto. Las razones que me han llevado a decidir esto, luego de ocho años de publicar y defender el catolicismo tradicional romano, son la cantidad de ataques personales que grupos tradicionalistas han lanzado contra mi persona y lo que es peor, en los últimos días, contra mi familia y mi trabajo, poniéndolos en riesgo. Eso es algo que no puedo permitir, menos sabiendo de quienes provienen estos ataques, que son personas a las que yo mismo alenté en el pasado y grupos a los que promoví, y que, por un cambio de perspectivas de mi parte, “entrando en pánico”, han creído que lo mejor era atacarme e insultarme hasta el cansancio.

Estos grupos me han insultado, me han calumniado, me han deseado todo tipode enfermedades, a mi y a mi familia. Y lo que es peor, en las últimas comunicaciones, hasta me enviaron datos privados de mis trabajos para asegurarme no sólo del nombre de cada uno de mis familiares y amigos, sino también, para que supiera que ellos conocen dónde trabajo. Estas mismas personas, y esos mismos grupos hoy pueden estar tranquilos. Sursum Corda no se publica más. Ellos pueden continuar aparentando una vida piadosa, costumbres cincuentistas y golpearse el pecho llenos de orgullos por ser “caballeros cristianos”, ejemplos “de padres de familia”, obedientes a sus “sacerdotes y obispos legítimos”, etc.

Yo no me hubiera asombrado de que esos ataque vinieran de personas ligadas a la Iglesia Conciliar, pero que provinieran de “tradicionalistas” fue demasiado.

Por esa misma razón, les informo que tampoco estoy interesado en contactarme con grupos, sacerdotes ni obispos tradicionalistas nunca más. No intente rezalizar una “cruzada” para salvarme el alma, ni tampoco una cadena de oración por mi pronta muerte y más acelerado castigo en el infiero. Y si lo hace, no me lo comunique. No me interesa.

Es por esta misma razón que, les informo, yo no recomiendo a ningún sacerdote, obispo, congregación, sociedad religiosa, unión pía, fraternidad sacerdotal, cenáculo, centro de Misa, grupo de fieles, ni nada que tenga que ver con el mundo tradicionalista.

Espero sepan ustedes comprender.

Sin otro particular, los saludo muy cordialmente,

Raúl Miguel

Ex administrador del blog Sursum Corda
sursumcordablog@hotmail.com